El caos como fuente diaria de aprendizaje en las organizaciones

Categoria: Blog

Por Fabian Sampayo

La mitad de las búsquedas en Google incluyen la palabra Caos ¿Por qué nos impacta tanto? Porque nos enfrentamos a un mundo donde la información se genera a una velocidad nunca vista, en un minuto se ven más de 4.3 millones de videos en Youtube, se envían 38 millones de mensajes por WhatsApp, se realizan 3.7 millones de búsquedas en Google, se envían 187 millones de correos y se gastan alrededor 862000 USD en línea[1]. Si llevamos estas estadísticas al mundo empresarial, encontramos que gracias a la tecnología navegamos en un mar de datos que hace difícil su asimilación diaria. Al estar dentro de este mar podemos caer en lo que llamamos parálisis por análisis, la pregunta que surge es: ¿Cómo navegar en estos ambientes caóticos? Entendiendo lo caótico como la incertidumbre que se genera por el nivel de información que nace cada minuto.

Hay muchas respuestas a este interrogante, sin embargo, tengo una hipótesis: Hoy el aprendizaje es caótico por lo que podemos denominarlo como aprendizaje caótico, para comprender su significado la clave está en dividir las palabras y darles un significado de lo que representaban ayer, antes de que entráramos en la era digital.

Aprendizaje: El ser humano tiene una competencia que nos diferencia de todos los seres vivos, el razonamiento y la capacidad de asimilar el entorno con el fin de generar pensamientos con un sentido de evolución. Desde niños estamos en una carrera hacia el conocimiento, y nos vemos involucrados en lo que se denomina la pedagogía, donde un profesor nos incorpora sus pensamientos y experiencia en nuestra manera de pensar. A medida que crecemos esta manera de enseñar convencionalmente, evoluciona y surge la andragogía; el arte de enseñar a los adultos a través de herramientas como los casos, proyectos, e-learning, resolución de problemas y conferencias. Cuando analizamos los ambientes empresariales encontramos que nos enfrentamos diariamente a retos disfrazados de situaciones donde hay que resolver un problema. Algunos retos requieren de herramientas de análisis, otros de competencias conversacionales como la pregunta y la escucha, y otros de software especializados, pero en su gran mayoría se lograría resolver el problema con una conversación y una serie de acciones. Una conversación invita a que nos conectemos con las situaciones, a comprender su origen para definir de común acuerdo con tu equipo las acciones que podrían mitigar o eliminar el problema que se está generando. Lo mejor de esta opción es que el único costo es el tiempo.

Caótico: Hay varias definiciones, me baso en la del enfoque de complejidad de Dave Snowden[2] donde menciona que los problemas caóticos requieren de una reacción inmediata. Todos los días nos enfrentamos a un flujo de datos generados por los procesos que tenemos en los ambientes empresariales, si nos paramos en una planta de producción podremos ver que se almacena información asociadas a las personas, las máquinas y los productos. Desde los horarios de entrada de las personas, el tiempo de alistamiento de una máquina y la calidad del producto, siempre vamos a poder medir cada movimiento realizado, ahora con mayor facilidad donde la automatización y el desarrollo tecnológico permite este procesamiento de datos.

Al unir nuevamente estas dos palabras nos encontramos que el ser humano ha generado aprendizaje a lo largo de los años, al punto que lo que antes era caótico hoy es normal. Sin embargo, sigue existiendo un caos, es como si la frontera de un espacio que conociéramos se expandiera a una mayor velocidad cada día, experimentarlo y sacar provecho de él como fuente de conocimiento nos puede liberar a diario de la carga de estrés que normalmente genera este excesivo “bombardeo de información” dentro y fuera de la organización. Dado que nunca podremos limitar el conocimiento, podemos decir que el aprendizaje es infinito y algunas recomendaciones para manejar el caos en las organizaciones pueden ser la incorporación de estas dos creencias:

  1. El error es fuente de aprendizaje, repetirlo es negligencia. El sentido común del ser humano invita a que aquel que se equivoca es fuente de burla y de mala imagen, esto ha permeado a nivel organizacional a un punto donde no es válido equivocarse. El reto como empresa es volver a honrar el error y colocarlo en una posición donde hace parte natural de los procesos y de las transformaciones a las que nos enfrentamos en nuestro diario vivir.
  2. Ningún experto es experto al principio. Queremos pensar que cualquier persona que llega a la organización sea un experto, ya que esto nos da una emoción de “confianza” que se refleja en la seguridad con la que se pueda tomar una decisión. Parte del caos que se vive en las organizaciones es tener un grado de “incertidumbre” donde seamos conscientes que no hay una única verdad. La interpretación de una decisión puede tener miles de aristas, por lo que te invito a que esa confianza que necesitas la construyas con el tiempo partiendo que nadie ha nacido aprendido.

Hoy reivindico con este articulo lo que Simon Sinek, Ken Robinson y Richard Branson han expuesto en las últimas décadas: la educación necesita ser reinventada, pero podemos ir más allá: el aprendizaje en las empresas debe ser Re imaginado. Las nuevas generaciones seguirán agregando caos a las organizaciones, y aquellas que se mantengan serán las que incrementen su velocidad de aprendizaje. Lo que sabes hoy seguramente no tendrá la misma utilidad al día siguiente, el reto estará en ¿cómo aprender trabajando? sin temor a equivocarse.

 

[1]Jeff Desjardins (mayo, 2014). Extraído de: https://www.visualcapitalist.com/internet-minute-2018/

[2] Snowden, D. (July, 2000). «Cynefin, A Sense of Time and Place: an Ecological Approach to Sense Making and Learning in Formal and Informal Communities»

LABORATORIOS ORGANIZACIONES

CONFERENCIAS

Coaching creativo (Hackeando tus
oportunidades y PODER)

LABORATORIOS PERSONAS

CONFERENCIAS

Coaching creativo (Hackeando tus oportunidades y PODER)

LABORATORIOS COMUNIDADES

CONFERENCIAS

Coaching creativo (Hackeando tus
oportunidades y PODER)